Ayuntamiento de Madrid - San Blas-Canillejas

Alberto Alonso: “Si me dejas sin fútbol, me quitas la vida”

Alberto Alonso (34) es el mister del Cadete A. Madrileño de Usera aunque vive en San Blas-Canillejas desde 2004. Fue portero precoz con una fulgurante carrera que acabó en lesión muy pronto, con 17 años, siendo titular del Moscardó en Segunda B. Ahora compagina la Escuela de San Blas con su trabajo en la cantera del Real Madrid, aunque es colchonero desde antes de nacer.

Alberto Alonso Alberto Alonso Alberto Alonso Chema Aguilar con Alberto Alonso

Chema Aguilar con Alberto Alonso

Sus entrenamientos son puro espectáculo donde la relajación está prohibida, grita, ordena, corrige, abronca, motiva, felicita, se ríe de sí mismo y los chicos le idolatran, le respetan. Les va la marcha de un entrenador nacido para ganar y con los conceptos muy claros, donde el aprendizaje está asegurado. Le apoya Chema Aguilar, el segundo entrenador, un colega que sabe transmitir las ideas del jefe a los jugadores.

Asegura Alberto Alonso que para ser portero de fútbol “hay que estar loco, ser valiente y no tener miedo”. Quizá por ello sufrió una severa fractura de muñeca en su primer partido como titular del Moscardó, el histórico equipo de su barrio. “Me la pisaron sin intención, fue una lesión importante y tuve que dejar el fútbol a los 17 años. Me recomendaron dejarlo, incluso hoy se me abre la muñeca, y me puse de lateral derecho”, comienza diciendo Alberto, el mister del Cadete A de la EDM San Blas.

La Legión y el Real Madrid

Después se enroló en el ejército, en concreto en la Legión con destino en Melilla, ejerciendo de soldado profesional, donde estuvo seleccionado para un campeonato internacional militar jugando contra los Marines americanos y la Royal Navy. Tres años en el Tercio, donde aprendió compañerismo, amistad, solidaridad, trabajo, lucha y unidad. Se licenció precisamente el 11-M de 2001 para casarse y residir en San Blas-Canillejas.

“Jugué en el Racing de San Blas y mientras entrenaba a un prebenjamín de la EDM, después me ofrecieron el Juvenil C, pero dejé los banquillos tras el fallecimiento de mi madre”, recuerda el entrenador. Más tarde llegó una oferta del Canillas para entrenar un Infantil Preferente, al que ascendió a Autonómica. Cinco años en la entidad de Hortaleza hasta que Rafa López (coordinador de pruebas) le ficha para el Real Madrid, a pesar de ser atlético hasta la médula.

“Pero soy un profesional, llevo cuatro años en Valdebebas y mi trabajo consiste en hacer las pruebas de cantera a los niños que llegan a través de ojeadores o de la web del club. Allí les quitamos los nervios, hacemos bromas antes de las pruebas técnico-tácticas y los partidos; les dejamos libertad de movimientos y finalmente presentamos los informes preceptivos al Jefe de Cantera, Víctor Fernández.

En 2014 nuestro protagonista vuelve al San Blas para entrenar al Cadete B que, tras un comienzo titubeante, lo deja quinto en la Liga. “Hicimos una gran segunda vuelta y el equipo es la base del actual Cadete A, más tres jugadores de primer año con el mismo nivel e incluso más alto”.

Alberto Alonso analiza la plantilla del Cadete A

Luis y Cabello, los porteros. A Luis le falta hablar, no tiene miedo, es valiente y solo tiene que mejorar en los balones aéreos. Cabello es lo contrario, habla, es capaz de lo mejor y lo peor; los dos me dan garantías, pero no me puedo centrar en ellos a pesar de haber sido portero.

Héctor es impresionante físicamente, un portento, pero no debe hablar a los árbitros. Jorge Fernández es muy disciplinado, trabajador y se esfuerza, tendrá peso en el equipo.

Riki también aplica disciplina, no se arruga y eso que tiene un año menos que el resto. Carlos y Andrés Muñoz se compaginan, son contundentes con buena salida y desplazamiento de balón.

Pablo Benedicto es un toro, trabajo, fuerza y brega, defensivo.

Parra es un jugador ofensivo y defensivo con buen dominio de balón, le falta un poco de sangre, pero es intenso.

Álvaro Brasal es un jugador total, esfuerzo, lucha, correcaminos, muy trabajador y tiene gol.

Miguelín es muy bueno con el balón en los pies y aprende a defender para el equipo.

Alejandro Otero es medio y extremo, me gustaría darle más minutos, es muy bueno. Mario Parra tiene gran visión de juego. Luchador, voy a recuperarle.

Oskitar es un luchador nato, se esfuerza mucho y a veces se queda con el balón.

Miguel Jiménez es un descarte del Cadete B y le hemos recuperado, jugador de banda, rápido y trabajador, tiene que entrar en la dinámica.

Víctor Infante es de primer año, está por debajo del resto, pero puede dar más de sí y se lo voy a sacar.

Javier Llabrés llegó del F7, es alto, ambidextro y cada día se acopla mejor, aunque no ha jugado todavía un partido oficial.

Pichonte tiene una gran proyección, lee bien los partidos con pases imprevisibles y movilidad, es mi primer defensa.

Dani es agresivo e intenso pero le pierde la boca, ahora está lesionado, con reposo total.

Alberto Alonso tiene claro, como su entrenador favorito, que hay que ir partido a partido, según la evolución del equipo. “El año pasado el Cadete A quedó a mitad de la tabla y creo que podemos superarlo. No quiero meter presión, creo que se puede estar arriba. Pero la Liga se pierde contra los de abajo y cualquiera puede fastidiarnos”.

Este apasionado, loco del fútbol, asegura que no puede vivir sin el deporte rey. “Si me dejas sin fútbol me quitas la vida; el objetivo principal es siempre mejorar. Un equipo gana un campeonato, un jugador solo gana un partido”, finaliza Alonso, el entrenador más carismático de la EDM San Blas.

Ayuntamiento de Madrid - San Blas-Canillejas