Torres: “Tengo una plantilla dura, rocosa y con espíritu ganador”

img/1212/torres/images/edm-esteban-torres2.jpg img/1212/torres/images/edm-esteban-torres3.jpg img/1212/torres/images/edm-esteban-torres4.jpg img/1212/torres/images/edm-esteban-torres5.jpg

Esteban Torres es otro de los entrenadores de la casa. Tiene 47 años y los últimos siete con responsabilidad dirigiendo equipos en la EDM. Entró en la Escuela a la par que su hijo - hoy jugador del Cadete B - y poco a poco ha llegado hasta los juveniles. Entrena al Juvenil A, una plantilla muy rodada y bien trabajada de temporadas anteriores. En el banquillo está acompañado de César Molinuevo, formando un tándem perfecto con ganas y mucha ilusión.

Esteban Torres

Torres también jugó al fútbol en su etapa juvenil, aunque reconoce que no militó en grandes equipos, aún así llegó hasta Preferente. "Mi trayectoria no ha sido muy importante, la verdad. Jugué en el Illescas de Preferente, luego probé con el Alcalá en Segunda B, pero no me cogieron. Después jugué en Regional y al final tuve una lesión que me retiró del fútbol y me fastidió. Jugaba en el centro del campo, de interior derecha, la izquierda la tengo de palo", comienza diciendo el técnico del Juvenil A.

Ha entrenado también en la categoría Regional, pero lleva un recorrido interesante en los banquillos de la EDM. "Empecé con benjamines, después infantiles, luego juveniles y poco a poco me asenté en la categoría. Yo prefiero los juveniles, la verdad. Los pequeños están bien, pero los mayores son otra historia, es muy gratificante y los regionales también serían muy bonito dirigirles. Son diferentes formas de entrenar y los chavales mayores para mí son más gratificantes, se lo toman en serio, es más divertido y el aprendizaje es distinto. Les explicas las cosas y lo cogen todo rápidamente".

Cuerpo técnico unido

Siete años en los que la Escuela de San Blas ha ido creciendo poco a poco. "Un ejemplo es la categoría de juveniles, que Pérez González (director deportivo) ha ido consolidando con una estrategia de seriedad que está viniendo muy bien; los tres juveniles se lo están tomando muy a pecho y los chavales responden en todos los entrenamientos. Se les promete trabajo y los resultados son claros: hemos subido de categorías a Primera y Preferente", recuerda Esteban, muy contento con la labor del Director Deportivo. "El cuerpo técnico funciona muy bien. Con Pérez somos amigos, te dice las cosas a la cara y me parece perfecto que no haya chismes ni tonterías. Y cuando algo va mal es el primero que te ayuda".

Esteban es uno más de los entrenadores con hijos en la escuela. "Tengo un chaval que está jugando en el Cadete B, este año han empezado un poco mal, pero espero que remonten el vuelo según vayan transcurriendo las jornadas". En cuanto a su equipo, asegura que "tiene capacidad para luchar y subir, no pierde desde hace meses y todos están enchufados. No jugamos bonito, pero somos un equipo rocoso con ganas de ganar siempre, fuerte, duro y cuando llega arriba mata", subraya. "Si ellos quieren el año que viene podrían ser el cuerpo principal del equipo aficionado. Hay dos o tres como Santamaría o Lucas que podrían dar el salto, chicos muy honrados y algunos más también. El futuro deportivo está en sus manos".

No le gusta Mourinho

En cuanto a la plantilla, reconoce que es un poco corta. "Pero si necesito jugadores los subimos del B. Siempre tengo lesionados o expulsados, tenemos que tener una plantilla amplia. No es bonito decir a un tío que se queda sin jugar, pero no tengo más remedio que hacer rotaciones, además tenemos que tomar decisiones en función del trabajo realizado durante la semana". En cuanto al grupo, valora a los rivales. "Estamos en un bloque de siete equipos más o menos con el mismo nivel: Villa Rosa, Torrejón, Hortaleza... equipos fuertes y rocosos; la liga va ser dura y tenemos que dar el máximo, confío en mis jugadores completamente".

Torres se declara seguidor merengue. "Soy del Real Madrid. Pero mi jugador favorito era Antonioni, un medio italiano de los 80 de esos que recibía en el centro del campo y levantaba la cabeza. También me gustó mucho Míchel, me encantaba en la banda del Madrid y, por supuesto, Zidane. Ahora me fijo en los entrenadores y no me gusta Mourinho ni su forma de llevar los equipos, ni lo que dice. Yo jamás tiraría piedras contra entrenadores de la casa", finaliza.